Delfina Pignatiello, la gran esperanza argentina en natación para los Juegos Olímpicos

La nadadora ganó muchas competencias, pero ahora va por el gran sueño de su primera medalla olímpica en la capital de Japón. Quién es la joven que nació en San Isidro y quiere conquistar al mundo.

25 de julio, 2021 | 19.16

Delfina Pignatiello es la gran esperanza de Argentina para conseguir una medalla en la natación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, por lo que bien vale la pena conocer quién es, de dónde viene, qué sacrificios tuvo que hacer para llegar a este nivel y qué futuro le espera en una disciplina que le ha dado varias alegrías a este país a lo largo de las épocas.

Ya clasificada e instalada en la capital de Japón varios días antes del debut para prepararse con todo e ir por la gloria deportiva y personal en plena pandemia de coronavirus, la joven que sueña con conquistar el mundo y quedar en la historia grande de la bandera albiceleste aún tiene casi toda una carrera profesional por desarrollar.

Quién es Delfina Pignatiello, la gran esperanza de Argentina en la natación

Con 21 años, Delfina Pignatiello es una de las grandes esperanzas de la natación nacional. A los 15 participó de su primera competencia importante, el Mundial juvenil, y en 2016 consiguió el récord nacional en los 800 metros libres. Competencia que se disputó con mayores, la joven de San Isidro se animó con los grandes deportistas. Ese mismo año, con apenas 16 de edad, obtuvo el sexto puesto en la Copa del Mundo en Piscina Corta.

En 2017, en  Estados Unidos, se proclamó bicampeona en los 800 y 1500 metros. También ganó una medalla de plata en los 400m. Por si fuese poco, obtuvo dos medallas de plata en los JJ. OO. de la Juventud 2018, en los 400 y de los 800 metros libres. En esta competencia fue donde dio su salto a la fama para el público y se convirtió en una de las favoritas aunque no pudo quedarse con la de oro.

En los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, por otro lado, sí mostró toda su capacidad. Con pocas rivales estadounidenses a su alrededor, Pignatiello se quedó la de oro en los 400, 800 y 1500 libres, convirtiéndose así en la primera nadadora argentina en sumar tres preseas doradas en un certamen panamericano.

Los desafíos en su vida personal

Ella misma contó que la postergación por un año de la cita nipona por el COVID-19 le generó algún bajón anímico tan pronunciado que hasta pensó en retirarse con apenas 20 años. 

Una vez superados aquellos momentos tan difíciles, en marzo de 2021 fue parte de la Selección al título después de 55 años en el Sudamericano de Deportes Acuáticos en el Centro Acuático del Parque Olímpico en Villa Soldati. Lo hizo junto a Sebastián Grassi, Virginia Bardach y Julia Sebastián.

Dueña de récords argentinos y sudamericanos de todo tipo, actualmente las marcas no son tan brillantes como antes del parate por la pandemia por el coronavirus, aunque ello también se debe al momento puntual de la planificación con su entrenador Gustavo Roldán, quien además es el jefe técnico de la selección argentina de natación.  "Ella nada para ser feliz, está obsesionada y emocionada por volver a competir", es una de las frases que suele conocerse sobre ella.

Cuántas chances tiene Pignatiello de conseguir una medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021

Si tomamos como referencia a Katie Ledecky, la estadounidense cinco veces campeona olímpica y que viene de lograr cuatro medallas doradas en Río 2016, la distancia es grande. Y es normal que así sea. Hoy, la fenómena nacida en Washington está alrededor de 20 segundos mejor que la de San Isidro, aunque con el correr de los días esa diferencia podría achicarse.

Si bien ella reconoció públicamente que tantos meses sin entrenamiento o con ejercicios fuera de lo normal hizo que estuviera en una clara desventaja con relación a sus competidores directos de Norteamérica, Europa y Asia, por ejemplo, también aclaró: “Espero que mi mejor versión sea la que llegue a Tokio”.  La lucha de la nadadora argentina, más allá de sus deseos, será por entrar a la final o, incluso, por pelear con un podio, pero la megaestrella estadounidense parece estar muy lejos.

Su equipo de trabajo

Se compone fundamentalmente del psicólogo Adrián Rizzuto, un bastión para su recuperación; la nutricionista Lilian Girard; la deportóloga Delfina Iriarte; y el fisioterapeuta Agustín D’Alessandro.

Las redes sociales y su exposición mediática

En la entrevista con Doble Mérito, ella misma se encargó de aclarar que abandonó su perfil de Twitter personal porque no le hacía bien, porque algunos "se desubicaban" y porque le resultaba bastante negativo tanto para ella como para su entorno a la hora de la preparación. Por lo tanto, decidió crear una cuenta "más profesional" (@DNPignatiello), que ya tiene más de 64 mil seguidores.

Ahora, está a pleno en Instagram (@delfipignatiello) y en Twitch (DelfiPignatiello), la plataforma de streaming online más utilizada en estos tiempos. “Capaz que estoy dibujando mientras que hago un stream y salta alguien de la nada y me dice: ‘Che Delfi, ¿cuánto te entrenaste hoy?’ Paraaá”, ejemplificó con respecto al "peso" que debe llevar por ser una de las grandes promesas del deporte argentino.

Alejada de los medios tradicionales y más volcada a los diálogos con otros proyectos menos populares llevados a cabo generalmente por gente de su misma edad, busca así bajarles el tono a "los reflectores" y llevar adelante una carrera con perfil bajo y sin el estrés que implica la exposición permanente.

En la misma charla con Doble Mérito, explicó: “En el último año aprendí a no leer y no darles bola a los ‘haters’ (´odiadores´), entonces casi desaparecieron. Siempre hay algún que otro ‘varonil’ que se pasa de la raya con algún comentario que no va, aunque no relacionados tanto con el odio".

Y puntualizó: "Me molesta cuando se sexualiza, pero ya lo ignoro y es muy poco lo que llega. Eso sí: cuando se desubican con comentarios en mis fotos, trato de borrarlos y bloquear porque no me gusta que estén ahí. Ya cuando es un mensaje privado y me lo mandan a la solicitud, denuncio, bloqueo y ya está, no puedo hacer más que eso. Pero con los comentarios ingeniosos sí estallo de la risa”.

“Ahí me tomo un descansito o hago una limpieza. Veo que capaz empecé a seguir a demasiada gente que ni conozco o que no me importa tanto lo que realizan y vivo pendiente de lo que hacen los demás. Te empezás a comparar y no está bueno", se sinceró.

Y completó con lo que le pasó con la red social del pajarito: "Con Twitter me di cuenta de que tenía tuits muy viejos, de cuando era muy chica... Todavía no estaba metida en el profesionalismo con la natación. Eran tuits muy boludos, así que por más que ahora haga chistes, me muera de risa en el stream y diga boludeces todo el tiempo, hay cosas que en las redes deben seguir la línea del profesionalismo”.

¿Cómo lleva la presión de los medios?

En la misma charla con Doble Mérito, Pignatiello aseguró: “No me gusta pensarme como una promesa nacional del deporte, sino como que me encanta entrenarme y competir. Durante los Juegos de la Juventud 2018 me pusieron una mochila que me mataba, ni yo ni nadie la tiene que estar cargando porque nadie te ve en el día a día, solo mira un resultado. Comparto con un círculo de gente muy chico, pero después, cuando ganás la medalla, están todos colgados ahí”.

“Soy muy ´memeable´ por todas las boludeces que hago. Me gustaría mucho ser freelance, emprendedora. Todo el tiempo estoy haciendo algo, quiero hacer un proyecto o aprender algo nuevo, pero no hay nada en el mundo como estar en el agua, así que por ahora voy a seguir con la natación", reconoció.

Los premios más allá de los títulos

  • Olimpia de oro (2017).
  • Atleta Femenina del año, otorgado por el Comité Olímpico Argentino (COA, 2019).
  • Olimpia de plata (2019).
  • Konex (2020).

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►