Newell's rompió los platos

17 de octubre, 2022 | 07.30

(Por Walter Vargas).- El enorme partido que jugó Newell’s en su estadio del Parque Independencia y su consiguiente triunfo por 2-0 a expensas de un Boca sin fe, sin nido, ni amor, otorga al desenlace de la Liga Profesional de Fútbol un suspenso que, a primera mirada, no tenía ni parecía tener.

En efecto: si mañana a la tarde Racing se impusiera a Lanús en la Fortaleza saltaría al primer puesto y trasladaría a Boca el enorme peso de la obligación de ganar o al menos empatar el miércoles con Gimnasia en La Plata, en el partido suspendido en su oportunidad por razones de más por saber.

Lo cierto es que en Rosario se vio a un Boca que poco o nada se correspondió con el que llevaba a 13 fechas sin perder en un lapso de 78 por ciento de puntos cosechados y que, de forma sorprendente, había acrisolado la imagen de un equipo ajeno a los lujos, pero a buenas con la solidez y con una efectividad pasmosa.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

De hecho, ni siquiera aprovechó el guiño providencial de la expulsión por doble amarilla del juvenil Juan Sforza, que forzó a Newell’s a jugar diez contra once nada menos que 55 minutos más el tiempo añadido.

Para desdicha de Boca, su rival –alentado por una multitud- redujo al mínimo sus márgenes de error y, por lo contrario, golpeó en los momentos oportunos: al comienzo del segundo tiempo por intermedio de Juan Manuel García a diez minutos del final gracias a un cabezazo del defensor colombiano Willer Ditta.

Así las cosas, el golpe de escena que rubricó Newell’s estimuló la lucha por el título de Atlético Tucumán, Huracán, Racing y River, que, sin embargo, dilapidó sus chances más temprano que tarde frente a la bisoña alineación que dispuso Carlos Tevez para presentarse en el Monumental.

Acaso desenfocado por la anticipada y emotiva despedida de Marcelo Gallardo de cara a su gente, River se mostró carente de tensión competitiva y demasiado permeable en la zona defensiva.

Rosario Central llegó mucho, convirtió dos goles convalidados (ambos de Alejo Véliz), otros dos impugnados a instancia del VAR por sendas posiciones adelantadas imperceptibles o brumosas y no obstante se quedó con una gran victoria que no empañaron ni el descuento de Matías Suárez ni alguna que otra zozobra en los minutos añadidos.

También ayer, Independiente ganó por 1-0 a Banfield, en el Libertadores de América (anotación de Damián Batallini); por el mismo resultado Patronato sorprendió a Godoy Cruz en Mendoza y en Mar del Plata los tres puntos se los llevó Talleres con un un incuestionable sobre el descendido Aldosivi.

De momento lidera Boca con 48 puntos, escoltado por Racing con 47, Atlético Tucumán con 45 y Huracán y River con 44.

La vigésimo sexta fecha del campeonato argentino proseguirá hoy con los partidos entre Arsenal-Barracas Central; Gimnasia-Argentinos Juniors; Vélez-Estudiantes; Atlético Tucumán-Unión y Sarmiento-San Lorenzo.

Se completará mañana con Colón-Defensa y Justicia y Racing-Lanús.

El miércoles Gimnasia-Boca jugarán los 81 minutos que adeudan y la última fecha se hará efectiva el fin de semana próximo.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►