Editorial de Roberto Navarro: A la derecha hay que atacarla vaciándole los bolsillos

10 de septiembre, 2020 | 11.35

La respuesta de Alberto Fernández a la sedición de la Policía Bonaerense en la Quinta de Olivos y en varios puntos de la provincia de Buenos Aires fue radical. El presidente anunció la transferencia de fondos de coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires a la administración de Axel Kicillof en medio de la reconstrucción obligada del entramado social destruido por cuatro años de gobierno de Mauricio Macri

Vicentín: de gran empresa a gran estafa

Cambiemos rompió ese entramado social, productivo y comercial. La derecha destruyó el tejido que circunda a la clase media. Y los policías fueron golpeados como la mayoría. Los agentes de la fuerza de seguridad tienen un componente de pobreza enorme. Allí fueron a parar muchos de los desesperados y los desamparados por el macrismo y su modelo. Un modelo que se fue con la mayoría de la sociedad en la pobreza y la exclusión.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Reconstruir al país de la suma de desastres que dejó Mauricio Macri y que siguió con la aparición de la pandemia del coronavirus será como salir de las ruinas de una guerra. La escasez genera tensión y la escasez extrema genera tensiones extremas. 

La sedición policial se dio en medio de papelones políticos. Faltó condena política durante demasiadas horas. No sorprende: Cambiemos es un partido que aceptó la dictadura que sacó del gobierno a Evo Morales en Bolivia. Cambiemos persiguió y encarceló a dirigentes populares. El silencio del macrismo fue cómplice. 

El clima que se vive es destituyente. Atacan a una provincia porque es el corazón del kircherismo. El corazón de Cristina Kirchner, de Máximo y de Axel Kicillof. 

El punto de coparticipación que el gobierno le sacó a Horacio Rodríguez Larreta fue negociado y hablado con el jefe de la Ciudad de Buenos Aires. Pero se lo sacaron en medio del incendio porque el gobierno -al igual que con el DNU de las empresas de telecomunicaciones- le pega a la derecha donde más le duele: les saca plata. Habrá que ser aún más agresivo con ellos. 

Ya sabemos dónde más les duele. Habrá que seguir vaciándoles el bolsillo.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►