Espionaje ilegal: La maniobra de Borinsky para blindar a Macri y respaldar a otro juez que estuvo en Olivos

El camarista Mariano Borinsky, denunciado por sus reiteradas visitas a Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y la Casa Rosada, respaldó en una megacausa de espionaje ilegal que preocupa al exjefe de Estado a otro juez que estuvo en la residencia presidencial. Los detalles.

25 de noviembre, 2021 | 06.39

El camarista Mariano Borinsky, denunciado por sus reiteradas visitas a Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y la Casa Rosada, respaldó en una causa de espionaje ilegal que preocupa al exjefe de Estado a otro juez que estuvo en la residencia presidencial. Lo hizo junto a su colega de la sala IV de la Cámara de Casación Javier Carbajo cuando ambos no debían intervenir porque era un trámite unipersonal que debía abordar la magistrada Ángela Ledesma, que manifestó la irregularidad en su disidencia. En el caso también intervino otro visitante de Macri en Olivos: el fiscal Raúl Pleé. Estos movimientos dejan en claro por qué el macrismo buscaba llevar a Comodoro Py esta investigación que se inició en los tribunales de Lomas de Zamora y tiene 38 procesados, en su mayoría integrantes de la AFI M.

Los abogados Rafael Resnick Brenner y Jorge Chueco con la adhesión del letrado Eduardo Awad, Presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, recusaron a los camaristas Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi, quienes deben revisar la situación procesal de 38 personas procesadas en el marco de una megacausa de espionaje ilegal que involucra al macrismo. En el expediente, que tiene entre sus víctimas a CFK y decenas de dirigentes políticos, sociales, sindicales, empresarios, periodistas y hasta detenidos políticos, están procesados los integrantes de la cúpula de la AFI y el Servicio Penitenciario Federal macristas. Resnick Brenner y Chueco recusaron a Llorens y Bertuzzi por "temor de parcialidad". El primero visitó a Macri en Olivos y dio una justificación muy floja –por lo que fue denunciado penalmente-. El segundo fue puesto a dedo por Macri en la instancia revisora de Comodoro Py y su teléfono estaba en la agenda de Darío Nieto. Era uno de los pocos "teléfonos judiciales" agendados por el secretario privado de Macri, que se vio beneficiado con una falta de mérito en esta causa de espionaje.

Los planteos llegaron a la Cámara Federal de Casación Penal. Interviene la sala IV, que con los votos de Borinsky y Carbajo ya sacó el caso de los tribunales de Lomas de Zamora y los llevó a Comodoro Py, como solicitaban víctimas y victimarios macristas. En septiembre pasado, los mismos camaristas de Casación rechazaron las recusaciones que se habían planteado contra Llorens y Bertuzzi. Los demandantes presentaron un recurso de nulidad (señalaron que no se respetó el procedimiento de la recusación) y otro extraordinario para llegar con su planteo a la Corte Suprema de Justicia. Pero este 18 de noviembre una vez más Borinsky y Carbajo rechazaron el planteo y volvieron a confirmar a Llorens y Bertuzzi al frente de la causa en la instancia revisora de Comodoro Py. De esta forma, obligan a los demandantes a ir en queja al máximo tribunal del país.  

La maniobra

“En primer lugar, habré de dejar a salvo mi opinión en punto al trámite unipersonal que debió haberse otorgado desde el inicio a estas actuaciones de conformidad con lo previsto en el art. 30 bis, inc 4°) del CPPN (según ley 27.384)”, inició su voto la jueza Ledesma en la resolución del 18 de noviembre pasado y dejó expuesta la maniobra que tejieron Borinsky y Carbajo para blindar a Macri y a los jueces recusados. De haberse actuado como manda la ley, la única jueza que debía saldar la recusación planteada era Ledesma. El trámite estaba en su vocalía. Atentos a esta cuestión, que ponía en riesgo el futuro del caso porque Ledesma es una de las pocas integrantes de la Casación Penal que no vota en sintonía constante con los intereses del macrismo, Borinsky y Carbajo lograron que la votación fuese colegiada. Fue una excepción porque no es lo que corresponde ni es lo habitual en la sala IV. Eso dejó a Ledesma en minoría. La magistrada consideró que eran admisibles los recursos extraordinarios planteados por Resnick Brenner y Chueco pero perdió la votación nuevamente 2-1 (el mismo resultado se dio en otras ocasiones como fue el paso del expediente de los tribunales de Lomas de Zamora a Comodoro Py). Y así Borinsky y Carbajo, siguiendo la postura del fiscal ante la sala IV de la Casación, Raúl Pleé, rechazaron los recursos y cerraron la vía hacia la Corte. Los declararon inadmisibles. De esa forma, respaldaron a Llorens y a Pablo Bertuzzi en una causa muy sensible para el macrismo. Todo indica que lo hicieron violando al juez natural del trámite.

Tanto Borinsky como Pleé y Llorens visitaron a Macri en la Quinta de Olivos tal como reveló El Destape en la saga de notas que conforman la Operación Olivos. Borinsky fue el que ingresó en más ocasiones: 16.

El ministro de Justicia de la Nación, Martín Soria, se hizo eco de esta resolución judicial y tuiteó este miércoles: “Macri se reunió en Olivos y en la Rosada con Llorens y trasladó ilegalmente a Bertuzzi. Borinsky, que tampoco puede explicar sus reuniones secretas con Macri, los declaró ‘imparciales’ para juzgar el espionaje macrista. Esta es la justicia que la oposición se niega a transformar”.

Y la oposición se niega a transformar esta Justicia porque le es funcional. Esta megacausa de espionaje ilegal es un claro ejemplo de ello.

Están procesados desde los exjefes de la AFI macrista Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, pasando por el exdirector de Asuntos Jurídicos de la agencia, el angelicista Juan Sebastián De Stéfano, a agentes de calle y Susana Martinengo, quien cumplía funciones en la Casa Rosada, en la Oficina de Documentación Presidencial. En total son 38 los procesados. Entre las víctimas figuran CFK, Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli, Florencia Macri (hermana de Mauricio), sindicalistas como Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, exdiputados como Nicolás Massot, empresarios, periodistas, exintendentes, eclesiásticos y dirigentes kirchneristas detenidos como Amado Boudou o Carlos Zannini. La causa tiene un capítulo penitenciario donde constan escuchas ilegales realizadas desde la AFI macrista con connivencia del SPF. Con esas escuchas se armaron causas como la Operación Puf con la que se buscó derribar el D’Alessiogate apenas salió a la luz. En la investigación de la causa surgen referencias a trabajos realizados para el “1”, que podría ser Macri.

La denuncia penal contra Llorens

A la par de estos planteos recusatorios, en Comodoro Py tramita una denuncia penal contra el camarista Llorens por su visita a Olivos y su explicación sobre ese ingreso.

La acusación la realizó en septiembre pasado un grupo de abogados que consideran que Llorens mintió cuando rechazó apartarse de una de las causas paradigmáticas del espionaje ilegal macrista. La presentación recayó en el juzgado que tiene a su cargo el juez Sebastián Casanello.

Los letrados citaron la nota periodística que publicó El Destape el 2 de abril pasado donde se revela un encuentro de Llorens con el entonces presidente Macri en la Casa Rosada y otro en la Quinta de Olivos. La primera reunión data del 17 de diciembre de 2018 en Casa de Gobierno. La segunda ocurrió el 6 de septiembre de 2019 en la residencia presidencial. “Previo a profundizar respecto de los encuentros mencionados, debe quedar claro que el hecho de que un Juez Federal que interviene en causas donde se investiga a funcionarios opositores, entre tantos otros, se reúna en privado con el Presidente de la Nación, es de por sí, escandaloso y meritorio de una profunda investigación judicial”, consideraron los denunciantes, quienes pidieron ser tenidos por querellantes en el caso.

El punto central de la denuncia es la justificación que dio Llorens a sus encuentros con Macri. El camarista porteño dio su explicación en un pedido de apartamiento que le hicieron querellantes de la megacausa de espionaje ilegal. Se trata de la recusación que llegó a la Casación y fue desestimada sin ser abierta por Borinsky y Carbajo. Cuando le pidieron que se aparte,  Llorens se defendió y dijo que su visita a Macri fue de “estricto índole institucional”. Para los denunciantes “esa afirmación resulta absolutamente falsa”, afirman que incurrió en “falsedad ideológica” y que “Llorens no estaba capacitado ni autorizado para hacer esa reunión por razones funcionales”.

Así las cosas, lo acusan en la denuncia penal de falsear el informe con el cual respondió al pedido de apartamiento.

“Es evidente la falsedad del informe inserto en un documento público realizado en ocasión de su informe del art. 61 (NDelR: su respuesta al pedido de recusación), por cuanto la forma en que concurrió a la quinta presidencial de Olivos, con quien fue acompañado, el vehículo en que se transportaba, con más la coincidencia de fechas, importa una grave trasgresión al reglamento para la justicia nacional, en cuanto a que los jueces no están autorizados a tener relación con el Presidente de la Nación de esa manera y menos en secreto, queda palmario que la reunión no fue por un partido de bridge, pero tampoco lo fue por una cuestión de sus funciones, como Llorens insertara en su informe, esto es Llorens no estaba capacitado ni autorizado para hacer esa reunión por razones funcionales y todo lo hasta aquí expuesto demuestra que no fue ese el motivo”, indicaron los denunciantes entre los que se encuentran Rensick Brenner y Chueco.

En una de sus visitas, Llorens fue a ver a Macri “el 6 de septiembre de 2019 a las 16:45 horas, oportunidad en la que ingresó junto con Pierre Pejacsevich en un vehículo dominio NZC166”. Esta reunión, a su vez, se encuentra registrada en el teléfono del secretario privado de Macri, Darío Nieto, que se secuestró en el marco de una de las causas paradigmáticas del espionaje ilegal macrista. Justamente, Llorens interviene en ese caso. Una nota de Alejandra Dandan en el Cohete a la Luna se hace eco de ese mensaje en el aparato celular de Nieto y presenta a Pejacsevich como el “jugador más joven de las mesas de bridge de Franco Macri”.

Los denunciantes hicieron foco en Pejacsevich: “Es ex gerente del Banco Macro, actualmente dueño de la consultora T&P Asesores S.A., jugaba al Bridge con Franco Macri y, en estos tiempos, forma parte del equipo de Bridge de Mauricio Macri. Llorens y Pejacsevich son amigos desde hace muchos años ya que fueron juntos al Colegio San Juan el Precursor de San Isidro, del cual se egresaron en el año 1984”, señalaron los abogados que presentaron la denuncia. La pregunta que repiten los denunciantes es qué tenía que hacer Llorens en ese encuentro.

Al recibir la denuncia, el fiscal Ramiro González decidió desestimarla. Los denunciantes apuntaron al fiscal. Dicen que no abordó el hecho que es objeto de la denuncia: la justificación de Llorens. A pesar de la desestimación del fiscal, la causa se mantiene activa porque el juez Casanello constituyó a los denunciantes como querellantes. Esto implica que pueden impulsar la causa. De hecho, ya requirieron la instrucción y pidieron medidas de prueba que aún no fueron convalidadas por el magistrado.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►