Meloni protagoniza su primer roce con la Unión Europea por su postura antimigrantes

El barco Ocean Viking de la ONG Sos Méditerranée estuvo más de 20 días a la deriva sin que Italia, el puesto más cercano, aceptara recibirlos. Después de una intensa pulseada, Francia les dio lugar de manera "excepcional" y anunció que fortalecerá fronteras con Italia. 

12 de noviembre, 2022 | 00.05

La flamante primera ministra italiana, Giorgia Meloni, sorteó a su favor la primera pulseada con la Unión Europea (UE) por el destino de 234 personas a bordo del barco Ocean Viking pero los roces diplomáticos están lejos de haber terminado. Por el contrario podrían marcar lo que se puede venir con el nuevo gobierno italiano. El navío de la ONG Sos Méditerranée estuvo a la deriva por más de 20 días con personas rescatadas en las costas de Libia ante la negativa de Meloni a recibirlo. Después de una intensa pulseada con Francia, el ministro del ministro del Interior de París dio el visto bueno para que el Ocean Viking llegara a Toulon pero anunció que se trata de una medida "excepcional" y agregó que reforzará los controles fronterizos. 

El enorme éxodo de refugiados que desató la invasión en Ucrania puso de nuevo sobre la mesa la discusión sobre las políticas migratorias al interior de la UE. Un pedido que lideran principalmente los países del Grupo del Mediterráneo (Italia, España, Grecia, Chipre y Malta) que por sus ubicaciones reciben el mayor flujo migratorio. Exigen que haya un mecanismo de distribución más "amplio" y "equilibrado" para dar mejores respuestas a crisis como la del 2015, cuando más de un millón de sirios llegaron a la UE en cuestión de semanas.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

"Noventa mil personas, un poco menos, desembarcaron en Italia desde principios de este año. En el acuerdo de reubicación (al que se adhieren 13 países europeos), se espera que sean reubicadas unas 8.000 personas, menos del 10 por ciento. ¿Saben cuántas personas han sido reubicadas hasta ahora? 117, sólo 38 en Francia", argumentó Meloni, que actuó siempre en tándem con su ministro del Interior, Matteo Piantedossi. 

Meloni dio esa cartera a La Liga de Matteo Salvini, quien la dirigió entre 2018 y 2019, en una señal de que continuaría la política de mano dura hacia migrantes y refugiados. De hecho Piantedosi fue en ese entonces su jefe de gabinete y desde ahí firmó varias de sus medidas. Por eso hubo una sintonía casi total entre las distintas partes de la coalición gobernante y el repudio llegó solo desde la oposición y en particular desde el Partido Democrático que conduce Enrico Letta, que calificó la política como "inaceptable y contraria a los principios de humanidad y a las reglas internacionales". 

La intervención del Papa y la renovación del Memorándum con Libia

Una vez más el papa Francisco denunció la indiferencia de los países europeos en el trato a quienes intentan llegar a ese continente a bordo de embarcaciones muy precarias y terminan rescatados por barcos, en su mayoría de ONGs. "Cada gobierno de la Unión Europea debe ponerse de acuerdo sobre cuántos puede recibir, si no son solo cuatro países los que reciben: Chipre Grecia Italia y España", dijo el Papa en una suerte de aval al reclamo italiano de definir un mecanismo efectivo de reubicación de migrantes. 

Pero hasta que la comunidad europea logre un consenso sobre qué hacer ante la crisis humanitaria, situación que la guerra en Ucrania agravó con un aluvión de refugiados que el último informe de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estimó en más de siete millones, el Gobierno italiano avanza. La semana pasada Meloni renovó de manera automática el Memorándum firmado en 2017 con Libia que prevé la ayuda a la Guardia Costera de ese país con fondos económicos para interceptar a quienes partan desde puertos libaneses. El objetivo italiano es que los migrantes interceptados en alta mar regresen automáticamente a Libia, un país sumido en el caos, la guerra y la violencia desde la caída de Muamar el Gadafi en el 2011. 

En junio de este año, el Consejo de Ministros de Interior de la UE llegó a un principio de acuerdo político sobre el mecanismo de solidaridad obligatoria para el reparto de refugiados entre países europeos, una de las piezas clave del pacto migratorio lanzado por la Comisión Europea en septiembre de 2020 y que estaba frenado hace casi dos años. Pero los pormenores y detalles finos todavía no están saldados. Y es esa la carta que juegan los socios de la UE para hacerle frente a sus vecinos más cercanos y ponerlos en jaque al pedirles que actúen en consecuencia con su intención de dar respuesta al problema. Es así que a última hora del jueves, un día antes del desembarco del Ocean Viking, Alemania, Portugal, Irlanda, Luxemburgo, Croacia, Bulgaria, Rumanía, Malta y Lituania afirmaron que van a dar lugar a parte de los 234 refugiados. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►