Amplian denuncia contra Macri por ocultar $19 millones y un negociado inmobiliario

Lo hizo la Oficina Anticorrupción. Se agrega a una causa donde Macri es investigado por lavado, evasión, falsear sus DDJJ y ocultar otros $54 millones.

01 de julio, 2022 | 00.05

La Oficina Anticorrupción (OA) amplió una denuncia contra Mauricio Macri por irregularidades en sus declaraciones juradas. El organismo que encabeza Féllix Crous detectó que Macri ocultó una inversión de más de 19 millones de pesos en un emprendimiento inmobiliario al que pocos días antes le otorgó beneficios impositivos mientras era Jefe de Gobierno porteño. Se suma a la causa donde la OA denunció a Macri por lavado, evasión y falsear sus declaraciones juradas y por unas transferencias ilegales por más de 54 millones de pesos durante su presidencia provenientes de una sociedad donde tenía acciones Juliana Awada, su esposa.

El caso está en manos del juez Marcelo Martínez de Giorgi, que hace unos días sobreseyó a Macri por sus reuniones en Olivos con los camaristas Mariano Borinsky y Gustavo Hornos. Dijo que esas reuniones, registradas en documentos oficiales y reconocidas por los asistentes, no existieron. ¿Dirá lo mismo de un edificio donde Macri invirtió dinero luego de otorgarle beneficios impositivos? ¿Sostendrá que las declaraciones juradas firmadas por Macri y el decreto de exenciones firmado por Macri y el fideicomiso ciego firmado por Macri tampoco existen?

Los datos nuevos que aporta la OA son los siguientes. El 24 de junio de 2013 Macri firmó el decreto 240 que creó el Distrito de las Artes, un polígono en La Boca donde otorgó beneficios impositivos en ingresos brutos, sellos, ABL y vinculados a la construcción. Apenas 24 días más tarde, el 19 de julio de 2013, el mismo Macri hizo un aporte de 19.613.505 pesos en el Fideicomiso Inmobiliario Caminito, que construía el edificio Molina Ciudad justo en la zona beneficiada por su decreto. Esa inversión se materializó en la adjudicación de 13 departamentos y 15 cocheras en el edificio Molina Ciudad que fueron escriturados recién en el 2020. Con un dato más: Macri pagó casi 900 dólares el metro cuadrado en el edificio Molina Ciudad pero, según la OA, ese valor trepó luego a 3.000 dólares, un 333% más.

Macri ocultó esa inversión en sus Declaraciones Juradas de 2014 y 2015, cuando era Jefe de Gobierno. Consignó su participación en el Fideicomiso Caminito pero puso que el dinero invertido era 0,00 pesos. Al cierre de 2014 puso 0,01 pesos. Pero cometió un error. En la declaración jurada de inicio de 2015 aún puso que tenía invertido 0,01 pesos en el Fideicomiso Caminito. Pero al cierre de 2015, la OA detectó que “consignó la inversión bajo la denominación ‘Oficinas Caminito’, declarando su importe en la suma de $ 19.613.505, es decir la invertida el 19/07/13, según el Contrato de Fideicomiso Ciego de Administración”. Se deschavó solo: Oficinas Caminito no existe, es el Fideicomiso al que entró luego de darle beneficios impositivos.

En síntesis: Macri invirtió en un emprendimiento inmobiliario a los pocos días de haberle otorgado beneficios impositivos y encima ocultó todo en varias de sus declaraciones juradas.En otras palabras -dice el escrito de la OA al que accedió El Destape-, si se incluía el aporte de $ 19.613.505 al Fideicomiso Caminito en la declaración jurada de 2014, quedaba al la vista aún para el analista menos avezado que tan sólo 24 días después de tornar efectivas las exenciones impositivas que beneficiaban al mencionado Fideicomiso, Mauricio Macri había aportado a aquél una suma de dinero que resultaba irrisoria en relación a la cantidad de unidades funcionales que finalmente recibiría, abriendo camino a la hipótesis de que tal ventaja comercial se tratara simplemente de la percepción de un beneficio espurio como contraprestación por el dictado de la norma”.

¿Como saltó todo esto? Porque en 2016, a más de 3 años de su inversión, cuando Macri hizo su falso fideicomiso ciego para simular cierta transparencia en su patrimonio luego de su aparición en los Panamá Papers, tuvo que consignar la inversión en el Fideicomiso Inmobiliario Caminito.

Para la OA es claro: Macri no declaró en 2014 su inversión en el Fideicomiso Inmobiliario Caminito para que no quedar en evidencia que puso plata en un emprendimiento que él mismo benefició. Mandó todo esto tanto al juzgado de Martínez De Giorgi como a la UIF y a la AFIP para que investiguen posible lavado y evasión, respectivamente.

Esta nueva presentación de la OA amplía una denuncia que se originó en la Inspección General de Justicia (IGJ), organismo que conduce Ricardo Nissen. La IGJ encontró numerosas irregularidades en el falso fideicomiso ciego que Macri anunció para transparentar parte de su patrimonio durante su gobierno, solicitó que se lo declare nulo y detectó transferencias ilegales por más de 54 millones de pesos a Macri durante su gobierno de una sociedad donde tenía acciones Juliana Awada, su esposa.

En su falso fideicomiso ciego Macri solo puso su participación en 4 sociedades que, según la IGJ, “carecían de toda vocación de generar réditos” y donde tenía menos del 20% de las acciones. Las 4 empresas que incluyó Macri (Agro G, 4 Leguas, Molino Arrocero del Río Guayquiraró y Maria Amina) no eran, para la IGJ, “estrictamente hablando, verdaderas sociedades, sino meros esquemas societarios que encubrían la actividad agropecuaria unipersonal el empresario José Alberto Andrés Uriburu”. Las empresas no daban dividendos excepto Agro G, que le transfirió 54 millones de pesos a Macri en una maniobra que para la IGJ es ilegítima. El origen de esos 54 millones de pesos era otra empresa, Latin Bio, donde Juliana Awada, la esposa de Macri, tiene el 20,25% de las acciones, según reconstruyó la IGJ.

Tiempo después la OA encontró más falseamientos maliciosos en las declaraciones juradas de Macri, maniobras que indican lavado de dinero y evasión que fueron remitidas a la Unidad de Información Financiera (UIF) y a la AFIP e incluso una operatoria inmobiliaria con visos de lavado de dinero que involucra a Macri cuando era jefe de Gobierno porteño.

Esa primera ampliación que realizó la OA teniá varios puntos:

  • Que las acciones preferidas de Agro G (incluidas en el falso fideicomiso ciego) por las cuales Macri cobró 54 millones de pesos de dividendos que no declaró estaban en su poder desde el 2013 y no desde 2016.
  • Que Macri consignó que tenía el 14,7% de Agro G pero en realidad su participación era del 44,16%
  • Que Latin Bio, la sociedad donde su esposa Awada y su aparente testaferro Alejandro Peña Braun y que es la que hizo las transferencias por 54 millones de pesos, es en realidad del propio Macri
  • Que resulta sospechoso que Macri rescindiera el contrato de su fideicomiso ciego el 11 de diciembre de 2019, el día después de dejar la presidencia, cuando tenía vigencia por varios meses más.

Ya entonces la OA advirtió que siendo jefe de Gobierno porteño Macri le dio beneficios impositivos a un edificio donde adquirió varios departamentos a un precio menor a su valor, lo cuál podía encubrir otra acción de lavado de dinero. Ahora sumó más información vinculada a ese negociado inmobiliario.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►