Restricciones por COVID: ocho países de Europa tomaron fuertes medidas para frenar el avance

Varios de ellos dictaminaron confinamiento total en sus territorios para frenar la circulación del virus. Otros, esperan resultados en las próximas semanas.

25 de noviembre, 2021 | 20.12

Poco a poco, la situación del COVID-19 en el Viejo Continente se complica cada vez más. Los brotes de contagios crecen día a día y los números se tornan preocupantes a pesar de la vacunación, causando una situación similar a la vivida durante marzo del 2020. De todas maneras, es importante remarcar que la población europea es algo reticente a la inmunización, con antivacunas y negacionistas, por lo que no todos aceptan recibir las dosis de las diferentes vacunas realizadas por los laboratorios que las distribuyen.

En medio de fuertes brotes, Portugal -el país de la Unión Europea (UE) con mayor cantidad de personas vacunadas (87%)- volverá a entrar en "estado de calamidad" (nivel más alto de respuesta que permite la ley en situaciones de catástrofe) para intentar frenar el aumento de casos imponiendo mayores restricciones de accesibilidad en lugares cerrados. De todas formas, cabe destacar que se decretará un confinamiento total durante la primera semana de enero del 2022, tras la Navidad. Fue denominada "semana de contención" para tratar de disminuir la circulación del coronavirus.

El objetivo, según lo expresado por el primer ministro socialista António Costa, es evitar un "enero trágico" como el del 2021 -tras las fiestas se desató la peor ola de mortalidad en el país-, que se puede aproximar teniendo en cuenta los números actuales. Entre las determinaciones aparecen: el teletrabajo obligatorio en todas las empresas, el cierre de negocios de hostelería y restauración y la suspensión de la vuelta a las aulas. El regreso de la actividad escolar, previsto para el lunes 3 de enero, se aplazará hasta el lunes 10. Además, el Gobierno optó por proteger la actividad económica en un país muy dependiente del turismo y no impedir los viajes ni las celebraciones.

Austria es el país pionero en la vuelta al confinamiento general en Europa, así lo anunció el canciller Alexander Schallenverg durante la cuarta ola que atraviesa el territorio. Si bien se confirmó que era solo para los "no vacunados", ahora se dispuso que será para toda la población austríaca. Esto generó que quienes se encontraban de turismo tengan que adelantar vuelos y dejar el país antes de lo previsto. ¿Cuándo se llevará adelante? Desde este lunes, cuando solo se podrá salir por necesidades básicas. Solo un 66% de la población está inmunizada en el país, algo que agrava aún más la situación epidemiológica y se notificaron más de 15 mil casos en el último reporte -segunda cifra más alta desde el inicio de la pandemia-.

Lo mismo que en Portugal y Austria, ocurrirá en Eslovaquia. Según lo anunciado en estos últimos días, por la expansión del virus, el Gobierno señaló que los ciudadanos y las ciudadanas pasarán las próximas dos semanas en confinamiento. En este caso, apenas el 45% de la población tiene el esquema de vacunación completa y el registro de infectados promedia los 10 mil positivos diarios. Irlanda siguió el mismo camino e impuso un toque de queda y cierre de restaurantes y hostelería a medianoche junto al pedido de que vuelvan a realizar home office. El 75% de la población está vacunada, por eso es una gran sorpresa los 1.268 casos por 100 mil habitantes.

Países Bajos todavía no determinó un cierre total pero tiene todos los números para transformarse en el tercero en determinarlo. Hubo nuevas restricciones, entre las que aparece el distanciamiento obligatorio, y se cree que el viernes habrá más anuncios donde se confirme el confinamiento. El 72,6% de la población está vacunada pero el aumento de casos y la saturación hospitalaria que se observó en las últimas semanas lleva a la preocupación. República Checa, con más de 25 mil contagios diarios, decretó confinamiento restringiendo contactos y movimientos, anunciado un "estado de emergencia" durante 30 días.

A las importantes restricciones se les suman las de Alemania, que el pasado miércoles superó los 400 nuevos contagios cada 100 mil habitantes llegando a un nuevo pico consecutivo. Se agregaron nuevas limitaciones al transporte y al entorno laboral a pesar de que el 70,7% de la población ya esté vacunada con una dosis y el 68,1% con ambas -6,6 millones recibieron una dosis de refuerzo-. También, en estos días, entró en vigor la regla vacunado-sanado-testado con resultado negativo para estar en lugares públicos. Los controles se realizan de manera aleatoria. Esto se extenderá hasta el 19 de marzo del año que viene, mientras esperan imponer obligatoriedad a la vacuna.

Bélgica, con el 75% del total de la población vacunada -cifra preocupantemente estancada-, registró un récord de hospitalizaciones diarias en el año y hay un promedio de 1.591 casos en el día. El Gobierno dispuso teletrabajo cuatro días por semana, uso de mascarilla, límites en aforos y utilizar certificados sanitarios. Por otro lado, en Grecia, se dispuso que los "no vacunados" no puedan acceder a restaurantes, cines, teatros, museos, gimnasios y edificios públicos; en este caso, solo el 61% de la gente está inmunizada.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►