Inflación e ingresos: los ganadores y perdedores en 2021

Las grandes empresas del país tuvieron extraordinarias ganancias en los últimos meses. Mientras tanto, los jubilados apenas le ganaron a la inflación y los salarios del  empleo informal se derrumbaron ante los precios.

16 de enero, 2022 | 00.05

Con un sistema económico concentrado, las grandes empresas lograron no solo atravesar la crisis económica que generó la pandemia, sino que pudieron continuar en el sendero de captación de extraordinarias ganancias en los últimos meses. Las marcas que dominan los mercados presentan balances abultados, lo cual refleja la problemática transferencia de ingresos que fluye desde los trabajadores hacia los popes de estas firmas.

En las últimas semanas, las empresas que cotizan en Bolsa enviaron sus balances a las autoridades reguladoras. Dentro del tándem de empresas de primera línea, las alimenticias, las energéticas y hasta en el segmento de comunicación informaron ganancias extraordinarias, con resultados que no se condicen con la situación de acceso a los bienes esenciales de buena parte de la población.

¿Cómo les fue en 2021?

Para no caer en concepciones subjetivas, cabe revisar los números fríos. Según los últimos datos disponibles que muestra la Comisión Nacional de Valores al 30 de septiembre del año pasado, la empresa Molinos ganó $ 2.343 millones en los primeros nueve meses del año, contra otros $ 2.560 millones que había ganado en 2020 durante ese mismo periodo. Por su parte, Arcor tuvo ganancias netas por $ 15.225 millones, mientras que había obtenido $ 6.652 millones en 2020.

En el plano energético, Tecpetrol, empresa subsidiaria del Grupo Techint, registró ganancias por $ 11.071 millones, mientras que en 2020 se había hecho de $ 20.310 millones. En tanto, Pampa Energía -firma liderada por Marcelo Mindlin- obtuvo utilidades por $ 309 millones de ganancia integral, contra los $ 70 millones que ganó en 2020.

A su vez, la especializada en aluminios Aluar informó ganancias netas por $ 5.194 millones, un crecimiento exponencial respecto a la pérdida de 793 millones registrada en 2020. Asimismo, la compañía Ternium se llevó todos los galones al obtener utilidades por $ 98.576 millones, contra $ 4.745 informadas en 2020 en ese mismo periodo.

Por último, cabe mencionar que el Grupo Clarín se llevó alrededor de $ 44 millones, de acuerdo al último balance presentado. El poderoso holding asfixia el mercado de las telecomunicaciones con el despliegue de firmas que posee para operar en todo el territorio.

A los trabajadores y jubilados les tocó otra historia

El Ministerio de Trabajo viene de publicar el informe de la RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) de octubre y creció 3,6% respecto a septiembre. Se trató de otro mes en que los salarios le ganaron a la inflación (3,5%). En los primeros 10 meses del año, la RIPTE creció 4,1 puntos porcentuales más que el Índice de Precios al Consumidor. Sin embargo, resta conocer el balance de noviembre y diciembre. Pero hay otra realidad que difiere de los registros oficiales.

Se estima que en Argentina hay un 35% de trabajadores informales, lo cual equivale a siete millones de personas. Según el Indec, la masa salarial del sector privado no registrado había aumentado un 27,3% hasta octubre, mientras que la inflación acumulada en ese momento fue del 41,8%, es decir, más de 14 porcentuales por encima de las remuneraciones no registradas. La dinámica no parece haberse modificado en noviembre y diciembre.

Por su parte, las actualizaciones de los montos de jubilaciones, pensiones y asignaciones de la seguridad social que están sujetas a la fórmula de movilidad, despiertan un acalorado debate en la agenda pública dada la importancia de la inversión que realiza el Estado en Seguridad Social (más de la mitad del presupuesto se destina a estos fines).

En todo el año, acumularon un incremento total del 52,7% por el cumplimiento de la nueva ley de movilidad, que superó las cifras que hubiera otorgado la utilizada por el macrismo, según un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda. Sin embargo, la aceleración inflacionaria del último cuatrimestre derivó en una inflación anual del 50,9% y, por ende, la recuperación del poder adquisitivo ni siquiera se estiró a los dos puntos porcentuales. Cabe recordar que los jubilados acumularon tres años consecutivos de pérdida salarial en términos reales.

Otro dato que marca la supremacía de las empresas por sobre la vida de los trabajadores es que muchas de estas compañías se dedican al negocio del alimento. Actualmente, el 74 por ciento de la facturación de los productos de la góndola se corresponden con solo 20 empresas, entre las que destacan Molinos Río de la Plata, Arcor, Unilever, Mastellone, Coca Cola, Danone, Procter & Gamble, Cervecería Quilmes, Pepsico, Mondelez, Nestle y Bagley.

A todo esto se suman las ganancias de los supermercados. Un total de diez firmas concentran el 85 por ciento de las ventas del país. La última encuesta de la Federación Argentina de Empleados de Comercios y Servicios (FAECyS) incluye en el top ten a Carrefour, Cencosud, Coto, La Anónima, Nexus Partners y Casino. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►