Coronavirus: el estremecedor relato de un enfermero argentino en Italia

El profesional de la salud advirtió que "el virus está poniendo de rodillas el sistema sanitario en Italia, Francia y España".

23 de marzo, 2020 | 15.11

Nelson Cantarutti, un enfermero cordobés que trabaja en un hospital en Milán relató la dramática situación que se está viviendo en los sanatorios italianos por el avance incontrolable del COVID-19 y advirtió que el sistema de salud italiano se encuentra totalmente colapsado.

Impuesto a las Grandes Fortunas

“No estamos dando abasto. Las 10 camas de la terapia intensiva están todas ocupadas. Como no se está operando, uno de los quirófanos se está usando de terapia con 11 respiradores más. Otra sala operatoria se está utilizando de morgue, porque tampoco da abasto la morgue”, detalló el profesional de la salud en diálogo con El Destape Radio.

Asimismo, alertó sobre el avance del coronavirus que ya no solo afecta a personas mayores de 65 años con algún problema pulmonar y puntualizó que “en un primer momento, la mayoría de los pacientes eran todos mayores de 65 años o gente con patologías previas, ahora hay pacientes de 40 o 50 años sin ningún tipo de patología previa. Eran personas perfectamente sanas que se contrajeron el virus y están internadas en terapia intensiva”.

“Hemos tenido casos de chicos de 17 o 23 años que también murieron sin ningún tipo de patología. Será el 1%, pero también puede suceder. Esto le puede tocar a cualquiera”, subrayó. 

Por otra parte, el enfermero aseveró que “la Lombardía está el mejor sistema de salud de Italia y está entre los mejores de Europa. El virus está poniendo de rodillas al sistema sanitario en Italia, en España y en Francia” y apuntó a la importancia de que se cumpla con el aislamiento obligatorio y preventivo: “No quiero llegar a pensar lo que puede llegar a pasar en Argentina. Por eso la importancia de quedarse en casa. Es la única forma de parar el virus. Todo el mundo se puede contagiar y seguir contagiando”. 

En ese sentido, graficó que su trabajo habitual es en terapia intensiva con cirugías cardíacas, pero ahora “sólo se atiende a pacientes de Covid-19”. “Estamos trabajando 12 horas. Usamos una bata, tres pares de guantes, protección para los ojos y barbijos y cuando salgo, me tengo que aislar en una habitación en mi casa, para no estar en contacto con mi familia”, relató.

 

EL DESTAPE RADIO EN VIVO ►