La Pampa vuelve a clases presenciales con estricto protocolo

El lunes se retornará a las aulas en grupos reducidos, horarios alternados y con medidas de higiene en los colegios.

11 de septiembre, 2020 | 16.42

La provincia de La Pampa retomará las clases presenciales el próximo lunes con un máximo de tres horas para la asistencia de los alumnos, salvo las localidades que están en fase uno de aislamiento por un incremento de casos de coronavirus. Hasta el momento, el distrito gobernado por Sergio Ziliotto contabiliza 294 contagios desde el inicio de la pandemia, 27 de los cuales ocurrieron en la última jornada.

Impuesto a las Grandes Fortunas

El gobernador provincial aseguró que "se pondrán a disposición todas las herramientas posibles para que las aulas sean lugares seguros, quizás el más seguro que hemos abierto, garantizado por el Gobierno provincial" y agregó que "los niños no van a volver todos los días y será con protocolos estrictos". Los mismos fueron acordados con el Gobierno nacional el mes pasado, junto también a los gremios docentes.

Ziliotto explicó que hay 12.754 alumnos que están en condiciones de regresar a las escuelas y que abrirán 497 establecimientos educativos con 3.850 docentes. Las cuatro localidades exceptuadas de regresar a las clases presenciales son 25 de Mayo, La Adela, Intendente Alvear -con un brote que elevó a 40 los casos positivos- y Bernardo Larroudé con 11 infectados.

Uno de los puntos centrales estará vinculado al transporte, cuyo servicio se duplicará en el caso de General Pico. Además, la comunidad educativa se manejará bajo la premisa de "asegurar el aula y la escuela como el sector más seguro". El gobernador también anunció la activación del programa "Vértice Educativo", que colocará a educadores comunitarios y docentes en el territorio.

El protocolo para volver a las aulas

En agosto, y en conjunto con el Gobierno nacional y los gremios, la provincia aprobó el protocolo de vuelta a clases que propone la conformación de grupos reducidos, eventualmente con burbujas de tres a cinco alumnos, la alternancia de grados y grupos por día, semana u horario. Además, se recomienda escalonar los momentos de entrada y salida para evitar aglomeraciones en las puertas.

Al ingresar, se propuso recolectar datos, desinfectar celulares, calzado y chequear el uso de tapabocas. Antes de entrar al aula o taller se deberá sanitizar las manos, ordenar el grupo en el espacio según las señalizaciones establecidas y la separación de mesas, bancos, herramientas, y chequear la ventilación.

La permanencia de personas en espacios cerrados no debe superar los 15 minutos, siembre con tapabocas puesto y distanciamiento social. Durante las clases, los docentes deberán usar máscaras, además de barbijos, y no está permitido compartir ningún tipo de elemento personal ni de protección.  Tampoco se podrán hacer reuniones o eventos, ni siquiera en el patio.

Las mesas y herramientas de trabajo deberán desinfectarse antes de ser guardadas y se deberá reducir al mínimo el traslado de objetos de la casa a la escuela, así como no estará permitido el uso de equipos de calefacción central, aire acondicionado o ventiladores.

Durante las clases presenciales, se recomienda realizar lavado de manos idealmente cada 90 minutos y se dispone que los kits de limpieza deberán estar disponibles en las aulas y oficinas administrativas para limpiar frecuentemente las superficies de alto uso.

El protocolo sostiene que los niños, niñas y adolescentes concurrirán a clases bajo la estrategia de grupos por aula, los cuales estarán conformados por el número de alumnos/as que permita cumplir con el distanciamiento y medidas establecidas dentro del aula. Estos grupos no deben mezclarse, e incluso deben mantenerse los grupos separados en los ámbitos comunes, recreos, comedores.

Uno de los detalles del protocolo es que contempla el transporte escolar, el cual deberá aplicar estrictas normas de seguridad, higienización y distanciamiento físico entre los pasajeros, según los protocolos específicos. En ese sentido, se recomienda la desinfección diaria completa de superficies (la frecuencia debe ser acorde al tránsito, acumulación de personas, época del año y complementaria a la ventilación de ambientes).

El retorno a clases deberá ser inclusivo y el protocolo estipula que ningún estudiante se considera población de riesgo por su sola condición de discapacidad. Será la familia quienes definirán si regresa al aula. En relación al personal de apoyo, indica que podrá acompañarlo si lo requiere y podrá establecer contacto con el estudiante en caso que sea necesario. 

La preparación de las escuelas requerirá la presencia del personal docente, no docente y directivo, en aquellos lugares donde se presenten las condiciones epidemiológicas adecuadas. Entre otras condiciones se requiere acceso al agua para higiene personal y limpieza, el funcionamiento de baños y ventilación de ambientes, entre otras acciones que garanticen el cumplimiento de las medidas esenciales.

Se deberá colocar cartelería adecuada para comunicar las medidas de seguridad general y específica según el tipo de actividad, lo que será provisto por la Dirección General de Administración Escolar.

El protocolo también tiene en cuenta el distanciamiento social y explica que la cartera educativa definirá escenarios y prácticas, que incluyan capacitaciones, ensayos, campaña de difusión multimedia en medios de comunicación y redes sociales y ejercicios para la comunidad educativa, que contemplen alertas sobre el contacto físico y los procesos de adaptación al nuevo contexto, destacando siempre la importancia de las medidas de prevención detalladas por las autoridades sanitarias.

Por su parte, el Ministerio de Educación asegurará la provisión de los elementos de protección y limpieza: barbijos; mascaras faciales; jabón líquido; toallas de papel; Dispenser de alcohol en gel; sanitizante (alcohol al 70%); cloro y/o lavandina; detergente; kit de limpieza; agua de servicio en los baños; agua potable segura.

Por otra parte, establece que cada institución deberá destinar un espacio físico, cerca del acceso con buena ventilación, para aislar a estudiantes y/o trabajadores/as en caso de que presenten síntomas de COVID-19. Este lugar debe ser convenientemente desinfectado luego de su uso como espacio de aislamiento preventivo. En caso de haber un caso sospechoso, todo su grupo será aislado por precaución hasta tener el resultado del testeo.

 

EL DESTAPE RADIO EN VIVO ►