Kaskote, el emprendedor argentino que se convirtió en empresario y la rompe en redes sociales

Alexis Danilo Monti explica cómo logró armar la empresa propia, algo que lo llevó a conocer a estrellas como Nicky Jam. Además, el increíble descubrimiento que hizo con un galpón con autos 0 km abandonados por 30 años.

03 de agosto, 2022 | 18.51

Muchas historias de emprendedores exitosos comienzan igual: con sueños, mucho trabajo e incluso con eventos desafortunados que llevan a cambiar de rubro. Alexis Danilo Monti tenía 14 años y trabajaba en la zapatería de su papá. Pero un robo lo llevó a buscar nuevas oportunidades y en 2008 se instaló en lo de su abuelo con un proyecto propio: plotear celulares.

 “Compré vinilo, lo compartí en Facebook y explotó. Todo el mundo quería que lo plotee la tapa del celular para tener un modelo único”, explicó. En poco tiempo el proyecto creció y se tuvo que mudar.

Se fue a un local un poco más grande y su apodo se instaló: “Todo el mundo decía ‘lleváselo a Kaskote’”, cuenta divertido.

De los celulares a las motos y los autos

Los teléfonos, rápidamente, quedaron chicos Más gente empezó a llevarle otras cosas, principalmente vehículos, para que les sume diseños exclusivos con los vinilos.

“Motos, el techo de un auto, no paraba de trabajar”, reconoce Monti. El proyecto lo llevó a estar una temporada en Miami donde trabajó para estrellas musicales como Nicky Jam y Anuel AA. Esto le sumó fama cuando volvió a la Argentina.

El galpón de los autos viejos 0 km

Buscando autos viejos, Kaskote se encontró con una gema. Una persona quería vender un galpón que había heredado pero estaba lleno de “mugre”. La “mugre” eran vehículos 0km de los años noventa, olvidados hace 30 años.

“Era una concesionaria de Sevel que quedó abandonada. Aproveché la oportunidad y compré todos los coches del galpón”, detalló.

En total fueron 37 autos, todos 0 ok que nunca habían estado en la calle. La colección completa terminó en el taller de Kaskote.

 “Nada cae del cielo, el trabajo no te va a venir a golpear a la puerta, las oportunidades hay que ir a buscarlas”, explica Monti sobre las claves de su crecimiento. Incluso durante la pandemia, cuando tuvo que cerrar su taller, salió a vender barbijos y alcohol en gel. “Nunca hay que bajar los brazos. Hay que apostar por laburar y emprender”, sentenció.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►