#JeSuisSantoro

25 de octubre, 2020 | 00.05

Los lectores de esta columna son muy jóvenes y tal vez no lo recuerden pero hasta la semana pasada el peronismo había perdido la calle. Al menos eso es lo que nos explicaba el coro estable de nuestros periodistas serios en un nuevo y contundente Nado Sincronizado Independiente (NSI). La ausencia de militantes y simpatizantes peronistas de las calles no se explicaba por el respeto a la cuarentena sino por la debacle ideológica, el hastío ciudadano e incluso por el fin del peronismo. Otro final más que se suma a una larga lista de finales.

Vicentin: de gran empresa a gran estafa

Según esa misma fuente confiable de periodistas independientes entre sí que siempre llegan a la misma conclusión, la calle había sido tomada por los defensores de la república y coso, que es la forma en la que esos mismos periodistas definen al hato de terraplanistas que en cada nueva fecha patria, con precisión de metrónomo, se junta en el Obelisco para denunciar la calamidad que toque en ese momento, desde los médicos cubanos a la expropiación de Vicentín, pasando por la Infectadura, la reforma judicial o la vacuna que Bill Gates pretende inocularnos con la ayuda de Alberto Fernández y que lleva dentro un chip cortado en concassé para modificarnos el ADN.

Luego del último sábado, cuando aquella militancia inexistente salió masivamente por todo el país a festejar el 17 de Octubre con barbijo y en largas caravanas de camiones, autos, motos e incluso bicicletas, la calle dejó de ser el ágora de la democracia para transformarse nuevamente en el espacio de la barbarie, en donde la gente es arreada con prebendas y clientelismo. Nuestra realidad es trepidante.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El viernes se conocieron los resultados finales de las elecciones en Bolivia. Luis Arce, candidato del MAS, consiguió más del 55% de los votos, a 26 puntos del segundo. Una diferencia colosal que debería alertar a Don Luis Almagro, titular de la OEA, sobre la legitimidad de los comicios. En efecto, si con apenas 10 puntos de diferencia, el incansable diplomático uruguayo denunció fraude en las elecciones del año pasado y propició el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales y colocó en el Palacio Quemado a Jeanine I, Emperatriz del Beni, Terror de los ateos, marquesa de Potosí, Defensora de las Santos Evangelios, Tigresa de los Llanos, Zarina de Cochabamba, Patrona de la Justicia, Hoguera de los agnósticos y Presidenta autoproclamada del Séptimo Día, una diferencia aún mayor debería justificar un bombardeo preventivo a La Paz.

En todo caso, según lo que confirmó a este medio el Departamento de Estado, uno de los felpudos de su sede en el distrito de Columbia de Washington D.C. será bautizado con el nombre de Don Luis Almagro. Un justo reconocimiento por la labor llevada a cabo pero también un gesto valiente en esta época tan prolífica en inquietantes populismos chavistas de tipo mapuche-iraní o, como en este caso, aymara-iraní.

Evo Morales saludó el triunfo de su candidato y afirmó: “El presidente Fernández me salvó la vida, muchas gracias a él”, una declaración polémica. Recordamos no sin cierta emoción cuando Mauricio Macri, todavía presidente, llamaba a su sucesor a reconocer “a la presidenta electa Jeanine Yánez (SIC)”. El desconocimiento del apellido de Jeanine I (Áñez) fue compensado por una condición imaginaria de mandataria electa. Otro gesto valiente.

En Europa, una nueva ola de contagios de Covid-19 llevó a Francia, Bélgica e Italia a imponer el toque de queda. Por suerte, Mauricio Macri pudo escapar a tiempo del “país de la libertad”, como calificó a Francia desde sus merecidas vacaciones en la Costa Azul. Por su lado, el presidente Lacallo Pou anunció que cerrará las fronteras de Uruguay durante el verano como medida sanitaria frente a la pandemia. Esperemos que la pobre Viviana Canosa, quien había elogiado al presidente uruguayo por defender la libertad y coso, pueda superar este mal momento y que los argentinos que eligieron escapar de la Infectadura y la AFIP cruzando el Río puedan conocer a sus sobrinas recién nacidas.

No sabemos si el próximo banderazo será contra el toque de queda en Paris o el cierre de las fronteras de José Ignacio pero sospechamos que tendrá como tema central a CFK, responsable de todo eso. 

La ampliación del procesamiento del periodista Daniel Santoro, el amigo del Dr. D’Alessio, por parte del juez Ramos Padilla generó una comprensible indignación entre sus colegas serios e incluso entre las asociaciones independientes que los nuclean como FOPEA, foro del que Santoro es socio fundador, o la Academia Nacional de Periodismo, de la que es coordinador de la Comisión de Ética (http://academiaperiodismo.org.ar/miembros/). Entendemos la justa indignación y queremos manifestar nuestro apoyo desde esta columna. Como todos sabemos, la membresía de esas asociaciones otorga impunidad de hecho en lo que respecta al espionaje y la extorsión, actividades que forman parte del ejercicio profesional de nuestros periodistas serios. Hoy más que nunca, todos somos Santoro: #JeSuisSantoro

 

Imagen: Banderazo contra CFK por el cierre de las fronteras de Uruguay (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED)

LA FERIA DE EL DESTAPE ►