COVID-19: una sola dosis puede reducir hasta un 50% la transmisión en el hogar

Lo reveló un estudio realizado por la Agencia de Salud Pública del Reino Unido. Las personas que se infectan tres semanas después de recibir la primera dosis tienen entre un 40% y 50% menos de probabilidades de transmitir el virus a sus contactos domésticos.

10 de junio, 2021 | 08.32

Con el objetivo de acelerar la vacunación e inmunizar a la mayor cantidad de personas, muchos países incluidos Argentina y Reino Unido están priorizando la inoculación de al menos una dosis a los ciudadanos de sus territorios. En este marco, un reciente estudio realizado por la Agencia de Salud Pública del Reino Unido (PHE, por sus siglas en inglés, el organismo a cargo de la sanidad pública en Inglaterra) demostró que una sola dosis de la vacuna contra el COVID-19 reduce la transmisión en el hogar hasta la mitad

Según esta investigación, las personas que se infectan tres semanas después de recibir la primera dosis de la vacuna desarrollada por Pfizer-BioNTech o la de AstraZeneca tienen entre un 40% y un 50% menos de probabilidades de transmitir el virus a sus contactos hogareños que aquellas personas que se contagian sin estar vacunadas.

Los investigadores recordaron que la vacuna no impide el contagio, pero sí disminuye la gravedad de los síntomas o los elimina en su totalidad, en este sentido, desde el organismo explicaron que "esta protección se suma al riesgo reducido de que una persona vacunada desarrolle una infección sintomática".

"Los hogares son entornos de alto riesgo de transmisión y proporcionan evidencia temprana sobre el impacto de las vacunas en la prevención de la transmisión. Se podrían esperar resultados similares en otros entornos con riesgos de transmisión similares, como alojamientos compartidos y prisiones", detallaron desde PHE.

El impacto de la primera dosis de la vacuna en la transmisibilidad

El estudio, en tanto, incluyó a más de 57.000 contactos de 24.000 hogares en los que se registró al menos un caso confirmado por laboratorio que ya había recibido una vacuna, en comparación con casi un millón de contactos de casos no vacunados. 

"Los resultados indican que la reducción de la transmisión puede detectarse 14 días después de la vacunación, lo que es coherente con el momento de la protección eficaz contra la infección para el individuo vacunado", confirmó el informe.

El ministro de Salud, Matt Hancock, "esta es expresó que esta es "una excelente noticia" porque "demuestra que también reducen la transmisión de este virus mortal". Además, sostuvo que "refuerza que las vacunas son la mejor manera de salir de esta pandemia". En este marco, llamó a todas las personas a vacunarse en cuanto sean llamadas por las autoridades sanitarias. 

Por su parte, la doctora Mary Ramsay, jefa de inmunización de Public England, consideró que los resultados del estudio demuestran que "las vacunas son vitales para ayudarnos a volver a una forma de vida normal" ya que "no solo reducen la gravedad de la enfermedad y previenen cientos de muertes todos los días" sino que "ahora vemos que también tienen un impacto adicional en la reducción de la posibilidad de transmitir el Covid-19 a otras personas". 

En todo caso, la especialista pidió que si bien "estos hallazgos son muy alentadores" es importante que todas las personas, incluyendo las vacunadas, "continúen actuando como si tuvieran el virus", lo que significa que continúen las medidas de distanciamiento social y una buena higiene de manos.

Los autores del estudio detallaron que la mayoría de los casos (93%) del análisis habían recibido solo una dosis de la vacuna, por lo que el siguiente paso es evaluar si hay alguna reducción adicional en la transmisibilidad tras la segunda dosis.

Leves reacciones adversas

El trabajo también arroja datos sobre los efectos secundarios. De acuerdo a las conclusiones, los más comunes fueron dolor de cabeza, fatiga y sensibilidad, la mayoría alcanzando su punto máximo dentro de las 24 horas posteriores a la vacunación y generalmente duran de uno a dos días.

La presencia de anticuerpos Covid-19 sugiere que alguien ha tenido la infección en el pasado o ha sido vacunado con algunos de los desarrollos aprobados, como el "jab" de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.
La presencia de anticuerpos Covid-19 sugiere que alguien ha tenido la infección en el pasado o ha sido vacunado con algunos de los desarrollos aprobados, como el "jab" de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.
Uno de los responsables del trabajo, Tim Spector, profesor de epidemiología genética en el King’s College de Londres y científico principal de la aplicación de estudio de síntomas, indicó a la prensa británica, que “estos datos deberían asegurar a muchas personas que, en el mundo real, las secuelas de la vacuna suelen ser leves y de corta duración, especialmente en los mayores de 50 años, quienes tienen mayor riesgo de contraer la infección”

Las más vistas

LA FERIA DE EL DESTAPE ►